Volver a sección

Cultura y eventos

Noche de brujas, fuego y renovación

El Centro Vasco Denak Bat de Cañuelas celebrará hoy la Noche de San Juan, una tradición que se remonta a la antigüedad. A las 18.30 se iniciará un desfile por las calles de la ciudad.

 Los vascos quemarán la sorgina en el Parque de la Salud. Foto archivo.

Como todos los años, el Centro Vasco Denak Bat invita a la comunidad a participar en la fogata de San Juan, a realizarse este sábado 28 de junio.

A las 18.30 se iniciará una kalegira (desfile) desde la sede social de Del Carmen 446. Vecinos y niñas disfrazadas de brujas recorrerán las calles del centro hasta el Parque de la Salud, donde al ritmo de las danzas quemarán la “sorgina” (un gran muñeco de paja). Se invita a la gente a llevar pequeños muñecos para arrojar a la hoguera.

Posteriormente, en la sede social, se realizará una muestra de bailes típicos a cargo de los dantzaris del Denak Bat y del taller de danzas del Colegio Las Cañuelas. Habrá servicio de cantina.


La fiesta de San Juan en 2011. Archivo InfoCañuelas.

UN RITUAL TAN ANTIGUO COMO EL HOMBRE

Durante la madrugada del 23 al 24 de junio se celebra la llegada del solsticio de verano en el hemisferio norte y el solsticio de invierno en el hemisferio sur.

Entre los cristianos la festividad surgió en honor a San Juan Bautista para celebrar su nacimiento. Según la Biblia, Zacarías, padre de San Juan, no creía que su mujer estuviera embarazada y cuando dio a luz, encendió hogueras para anunciar el nacimiento del niño.

Cada región celebra la Noche de San Juan siguiendo costumbres de sus antepasados, pero todas ellas tienen al fuego como protagonista. El ritual consiste en encender una hoguera cuyo fin es “darle más fuerza al sol”, que en estos días está “más débil” en el hemisferio sur y empieza a debilitarse en el hemisferio norte.

Pero rendir tributo al sol no es la única finalidad de esta festividad, ya que también tiene por objetivo purificar los pecados del hombre, quemar lo viejo para comenzar una nueva etapa. Por eso la quema de muñecos o brujas significa la destrucción del mal y el triunfo del bien.

En  el País Vasco, los niños y las familias preparan sus muñecos con formas de brujas y danzan alrededor de la fogata antes de quemarlos para expresar sus anhelos de renovación y esperanza.

A lo largo de la historia los cristianos, griegos, romanos, hindúes, aztecas e incas, entre muchos otros, comenzaron a celebrar el solsticio. Los primeros rituales aparecieron hacia el año 5.000 a. C. entre los celtas, quienes encendían grandes fogatas para bendecir sus tierras y promover la fertilidad de sus mujeres.

Todos las culturas le otorgaron a la ceremonia diversas interpretaciones, pero en todas aparece un hilo conductor relacionado con la renovación, dejar atrás lo viejo y empezar una nueva etapa con más luz, vida y esperanza.

INFOCAÑUELAS