Volver a sección

| Cultura y eventos

Monseñor Barba: “Es el momento de no aflojar”

El obispo destacó los buenos resultados de la cuarentena. “Estemos atentos a las economías de las parroquias”, advirtió.

El obispo destacó los buenos resultados de la cuarentena. “Estemos atentos a las economías de las parroquias”, advirtió.

Monseñor Barba: “Es el momento de no aflojar”

 Mons. Gabriel Barba. Archivo InfoCañuelas.

Presidente de la Comisión de Comunicación Social del Episcopado, el obispo de la Diócesis de Gregorio de Laferrère, monseñor Gabriel Barba, está acostumbrado al uso de las redes sociales como herramienta de llegada a los fieles. En estos tiempos de pandemia y templos cerradas, ese recurso se tornó fundamental para seguir manteniendo “una iglesia viva”, como la define.

En las últimas horas difundió un video en el que alienta a los miembros de la Diócesis a mantener el cumplimiento de la cuarentena. “Los números están demostrado cómo se ha aplanado la curva de contagios. Esto repercute en que no colapse nuestro sistema de salud. Fíjense que en países del primer mundo, con toda la tecnología, con todo el dinero, si no hicieron las cosas bien terminan con un colapso del sistema de salud, como está sucediendo en Nueva York. Nosotros ya somos un país golpeado y lastimado, con un sistema de salud que no alcanza; sin embargo, con el aporte de todos, estamos logrando buenos resultados”, describió.

Ante algunos pedidos de comunidades que reclaman reabrir las iglesias, Barba consideró que no es el momento de hacerlo. “Los vamos a hacer, pero sería una tentación bajar la guardia en este momento”, señaló.

Y con relación a los vecinos, especialmente los adultos mayores, que requieren la presencia de un sacerdote en sus hogares, reflexionó: “Si alguno tiene una necesidad muy personal y urgente, no duden en comunicarse con su sacerdote, que sabrá tomar una medida excepcional con todos los cuidados y prevenciones”.

Por último, dijo que las capillas sufren, como el resto de la comunidad, los resultados de una economía paralizada. “Al no haber misas y colectas las entradas son cero pero los gastos siguen siendo importantes; los sacerdotes tiene que comer y subsistir. Les pido en eso una particular organización comunitaria”, concluyó.

x