Volver a sección

| Comerciales

Los candidatos presidenciales ecuatorianos hacen una intensa campaña antes de la votación, en medio de la preocupación por la violencia y la economía

Los candidatos presidenciales ecuatorianos hacen una intensa campaña antes de la votación, en medio de la preocupación por la violencia y la economía

Los aspirantes al cargo de próximo presidente de Ecuador están celebrando sus últimos actos de campaña antes de unas elecciones presidenciales empañadas por la muerte del candidato presidencial anticorrupción Fernando Villavicencio.

Más de 13 millones de ecuatorianos tienen derecho a acudir a las urnas el domingo, ya que se disputan la presidencia y los escaños de la Asamblea Nacional. Ecuador es un país famoso por sus casinos físicos y apuestas deportivas bet777 .

Las elecciones se desencadenaron a raíz de una singular medida adoptada por el Presidente moderado Guillermo Lasso, que fue el primer mandatario ecuatoriano en hacer uso de la "muerte cruzada", una enmienda a la Constitución que le permitía disolver el órgano legislativo y llevar su presidencia hasta el final de su mandato.

Lasso se enfrentaba a un proceso de destitución que descartó por motivos políticos. Sin embargo, tras la decisión de su predecesor, varios candidatos se han ofrecido para sucederle. Han prometido hacer frente a la delincuencia y reforzar la débil economía.

Algunos críticos han achacado el rápido aumento de la violencia a los narcotraficantes y a los actuales problemas de desempleo de Ecuador. La inseguridad en el país se ha puesto de manifiesto esta semana en el caso de Villavicencio, reportero, legislador y legislador, que fue asesinado tras salir de un acto de campaña.

"El próximo gobierno tiene que ser más decidido, y valiente", dijo Milton Oleas, un indeciso de 67 años, a la agencia de medios Reuters. "El presidente no puede dudar de lo que deciden hacer, y tiene que tomar decisiones con aplomo".

Los candidatos presidenciales, que reforzaron su seguridad y restringieron su agenda de viajes tras el asesinato del hijo de Villavicencio, han protagonizado la lucha contra el crimen durante sus últimas apariciones en campaña.

Luisa González, protegida del ex presidente izquierdista Rafael Correa, organizó el miércoles su última celebración en las calles de Quito. También tenía previsto un acto de considerables dimensiones en Guayaquil al día siguiente. González prometió mano dura contra los delincuentes.

"Mano dura en la lucha contra la violencia, la delincuencia y las bandas criminales, pero también un gesto de solidaridad y respeto a nuestros ciudadanos", dijo González en el mitin del miércoles, en el que Correa participó a distancia desde México.

González ocupó el primer puesto en las elecciones y obtuvo alrededor del 30 por ciento de los votos. Si resulta elegida, ha declarado que utilizará 2.500 millones de dólares de fondos de reserva procedentes del mundo para impulsar la economía en dificultades y restablecer los programas sociales instituidos bajo el mandato de Correa, que ha sido declarado culpable de fraude.

Los candidatos presidenciales deben obtener el domingo el cincuenta por ciento de los votos para tomar la delantera en la primera vuelta. De no ser así, está prevista una segunda vuelta entre los dos candidatos mejor valorados para el 15 de octubre.

El candidato ecologista por los indígenas Yaku Pérez, situado entre los cinco primeros de los ocho candidatos encuestados en los últimos sondeos, proclamó que formará un "gobierno del pueblo" en un mitin matutino en Quito.

"Los ciudadanos son y están construyendo una fuerza popular empoderadora. Están construyendo desde abajo y participando en una democracia participativa y ecológica", dijo Pérez. "Tendremos tolerancia cero con el crimen organizado, la corrupción, así como para la violencia estructural de cualquier tipo".

Los empresarios Otto Sonnenholzner y Jan Topic también tienen previstos mítines en Guayaquil. Ambos han prometido una reactivación económica y seguridad.

La celebración de Construye de Villavicencio tenía previsto acoger un acto de homenaje a su familia en Quito.

Su sucesor, Christian Zurita, que fue aceptado por el consejo electoral a última hora del miércoles, declaró que equiparía mejor a las fuerzas policiales, establecería protocolos de seguridad para luchar contra la delincuencia y utilizaría préstamos internacionales para apoyar los servicios sociales.