Volver a sección

Se inicia el juicio por el crimen de Flavia y Andrea

La primera jornada será este lunes a las 8.30 en la Sala A de La Plata. Hay más de 200 testigos citados. La sentencia se conocerá el viernes 14.

1 / 16

Marcha al cumplirse el primer año del crimen.

1 / 16

Flavia Aguirre y Andrea Soledad Lungo, de 19 años, murieron asesinadas entre el 21 y el 22 de abril de 2006. A cuatro años del crimen ocurrido en Máximo Paz, este lunes se iniciará el proceso contra Fermín Herbalejo, Roberto Sequeiro y Carlos Garay, acusados de “homicidio calificado”.

El juicio oral y público se desarrollará los días 10, 11, 12 y 14 de este mes, a partir de las 8.30 en la sala de juicios A de La Plata (calle 8 entre 56 y 57) a cargo de los magistrados Liliana Torrisi, Claudio Bernard y Carlos Graziano.

Durante el debate serán citados un total de 218 testigos, aunque se prevé que por lo extenso del expediente, sólo se escucharán los testimonios más relevantes.

Alejandro y Enrique Lungo (hermano y abuelo de Andrea) hablaron con InfoCañuelas en la víspera del proceso. Manifestaron su confianza en las pruebas reunidas en la causa y destacaron que el crimen destruyó por completo a la familia: primero decidieron mudarse de Máximo Paz y tiempo después falleció la madre de Andrea Lungo a cusa de una enfermedad terminal que se agravó con la pérdida de su hija.

VIOLENCIA SIN LÍMITES

Andrea Soledad Lungo y Flavia Aguirre, de 19 años, eran cuñadas e íntimas amigas (Flavia tenía un nene de tres años con Mario, hermano de Andrea). Habían estudiado juntas en la Escuela Media 1.

Las dos vivían en casas aledañas en Rivadavia 225 de Máximo Paz. El viernes 21 de abril salieron del domicilio a las 18.30 para concurrir a una clase de inglés en una iglesia evangélica ubicada en 25 de Mayo 246.

A las 20.30 se dirigieron hacia el Video Club Imagen de Carlos Spegazzini, donde alquilaron tres películas. Es el mismo local al que iban juntas casi todos los viernes.Se piensa que caminaron dos cuadras hacia la ruta y que tomaron un colectivo de regreso a Máximo Paz.
 
A la 1.15, preocupados por la tardanza, la familia de Andrea hizo la denuncia en el Destacamento de Máximo Paz y tres horas más tarde los cuerpos fueron hallados por dos familiares en un baldío ubicado a 50 metros de la casa, en Antofagasta y Rivadavia.

Las chicas estaban boca abajo, atadas en los pies y maniatadas con un pulóver y una bufanda. Las autopsias demostraron que murieron por asfixia y que fueron rematadas con un disparo en la nuca. Además, tenían signos de haber sido violadas.

Se hallaban perfectamente vestidas (Andrea con jean y una polera marrón y Flavia con jean y campera inflable negra) salvo por un detalle: una prenda íntima de una de las chicas estaba entre los pastos, a unos dos metros de los cuerpos. Las dos estaban descalzas, con las medias limpias.

Si bien la ropa se hallaba intacta, había señales de resistencia en los cuerpos. Tenían piel debajo de las uñas, una lastimadura en la comisura de los labios y un golpe en la cara. La otra una marca de estrangulamiento en el cuello y quemaduras detrás de las orejas.

Según los resultados de la autopsia, una de ellas habría fallecido alrededor de las 22.30 y se presume que la segunda agonizó casi dos horas.

Los vecinos declararon que escucharon disparos entre las 22 y las 22.30 y que vieron un Fiat Duna rojo, que jamás apareció.

Desde un principio se descartó la hipótesis del robo. Las víctimas tenían todas sus pertenencias, entre ellas dinero y las tres películas. En uno de los bolsillos también se encontró el boleto del colectivo.

Descartada la teoría del crimen en ocasión de robo, los investigadores se inclinaron por un delito sexual cometido por personas que conocían a las víctimas.

El 20 de abril de 2007, cuando faltaban pocas horas para el primer aniversario del hecho, un grupo de cincuenta policías detuvo a los tres hombres que serán juzgados a partir de mañana: Carlos Garay, Fermín Rogelio Herbalejo y Roberto Fabián Sequeira en Máximo Paz, Monte Grande y Carlos Spegazzini, respectivamente. Un cuarto sospechoso no fue hallado en su lugar de residencia.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos