Volver a sección

Yamila Cafrune: "Me siento más cañuelense"

Luego de pasar por Jesús María, Yamila cantará este domingo en Cañuelas, en los actos del 186 aniversario. Habló con InfoCañuelas.

La carrera de Yamila Cafrune ya tiene un nombre y un peso propio.

Se da el lujo de editar un disco cada año y medio en forma independiente, sin condicionar su repertorio. Recibe frecuentes invitaciones para cantar en el exterior (el año pasado fue Estados Unidos) y acaba de estar en Jesús María luego de una década de ausencia.

En ella conviven el folklore más popular que le gusta al público festivalero con un cancionero más personal e intimista.

Este domingo a la noche cantará en Cañuelas, en el marco de los festejos por el 186 aniversario de Cañuelas.

El viernes, minutos antes de viajar hacia Urdinarrain (Entre Ríos), para cantar en la Fiesta Provincial del Caballo, habló con InfoCañuelas.

-Hace unos días, en Jesús María, enviaste desde el escenario "un beso grande para mi pueblo". Te sentís más cañuelense?
-Yo creo que sí, hoy me siento más cañuelense, porque cuando me vine a vivir a Cañuelas no era ni chicha ni limonada. No era de Capital, no era de provincia, no era de ningún lado...

-¿Qué es lo que te hace sentir más cañuelense?
-Por un lado uno se pone contento cuando en una ciudad las cosas empiezan a funcionar y uno ve que la gente empieza a estar mejor. Eso hace que uno se comprometa. Por otra parte, tuve mis dos hijos en Cañuelas, conozco a la gente de Cañuelas, conozco los comercios donde hago las compras, acá tengo mi casa.  En definitiva, me siento comprometida con este lugar.

–Es decir que a pesar del espíritu errante que tienen los cantores, de Cañuelas no te vas más...
Creo que no. Por más que Cañuelas tenga algunas contras, que se están empezando a solucionar, como la falta de salud, tenés una cosa muy importante que es la tranquilidad para la crianza de los hijos. El año pasado mis hijos tuvieron solamente uno o dos días sin clase. Eso es importante para los papás que quieren confiar en un plan de estudios. Sabemos que podemos criarlos de otra manera. Cuando uno anda por Buenos Aires ve la desesperación de los papás por la seguridad de sus chicos.

¿Cómo fue este retorno a Jesús María?
Fue muy lindo volver porque no estaba en Jesús María desde 1996 ó 1997. Por distintas circunstancias no pude estar en ese escenario. En lo personal me alegró muchísimo porque mi papá tuvo una gran injerencia en ese festival; él era uno de los que había charlado con la primera comisión para darle algunos consejos sobre cómo armar la fiesta. Conservo algunas fotos de él con los carteles de primer festival de doma y folklore, cuando todavía no era nacional.

El manejo de estos grandes eventos es cada vez más cuestionado por su escasa transparencia. A veces uno no se explica cómo pueden aceptar a ciertos artistas en horario central cuando no están a la altura de lo que debería ser un festival nacional. Los artistas que ya tienen reconocimiento, como es tu caso, ¿realmente quieren estar?
-Más allá de estas cuestiones, es importante estar porque se televisa en vivo, la gente te ve y eso vale mucho sobre todo para nosotros, que somos independientes y no tenemos 5 o 10 mil pesos para hacer propaganda. Los festivales son una vidriera que no hay que desaprovechar. A mí Jesús María me sorprendió. Se volvió tan masivo como Cosquín, pero con el agregado del espectáculo de doma. La única contra es que tenés al público muy lejos y por ahí no ves cómo está reaccionando.

-¿Cómo fue la experiencia de cantar en Estados Unidos?
-Estuve en octubre, en Hollywood, en la Iglesia de Cienciología, a la que pertenecen Tom Cruise y Travolta. Es un lugar finísimo, bien caté, como dirían los correntinos, y por lo que me decían era la primera vez que se daba un espectáculo de folklore argentino.

-¿Qué clase de público tenías?
-Había yanquis, había latinos, de todo. Llevé un folklore más de salón y de hecho las canciones más aplaudidas fueron el vals La Casa del Abuelo y la canción de cuna Angel, las de Esteban (esposo de Yamila y compositor de varios temas del último disco). Si Dios quiere este año haríamos otro viaje al exterior, podría ser España y México, aunque también nos gustaría ir a Chile, a donde nunca fuimos.

-En el último disco, "Bien de Familia", incluiste el tema "Aguacero", de Rubén Blades. ¿Hay un intento de latinoamericanizar el repertorio?
-Más que latinoamericanizar, hacer que no haya géneros. Como dice Mercedes Sosa, ojalá llegue el momento en que un cantor suba al escenario y simplemente cante. Tratamos de hacer eso, cantar otras cosas que te abran una puerta pero que también lo sientas. No es cuestión de cantar un tango, por ejemplo, si no lo sentís, porque en ese caso más que abrir puertas las estás cerrando.



BIEN DE FAMILIA
En el último disco, "Bien de Familia", Esteban Cruz -compositor, músico de la banda y también esposo de Yamila Cafrune- compone seis de los 13 temas y canta en varios de ellos. Es un disco de los dos, o mejor dicho, de los cuatro, ya que incluyen como destinatarios del trabajo a sus hijos Agus y Santi.

En la gráfica del disco puede leerse:

Pensamos en hacer algo diferente. Un CD que representara lo que somos abajo y arriba del escenario. Que no tuviera un solo intérprete, sino que la protagonista fuera la familia. Esa que soñamos cuando nos conocimos, que formalizamos cuando nos casamos, que afianzamos con el nacimiento de Agus y que, finalmente, consolidamos con la llegada de Santi.

La que forjaron, al principio, nuestros abuelos árabes en los tabacales jujeños y los gringos ferroviarios en la provincia de Buenos Aires.

La de abuelas cocinando "fededos" con manteca o colgando ropa en el tendedero "provisorio-para siempre" colocado en la mitad del patio.

La de madres contadoras de cuentos cuando pesaba la ausencia paterna, justificada dignamente por la búsqueda del bienestar familiar.

En fin, un CD que nos representara, pero no solamente a nosotros sino a todos. Porque ¿qué contención más grande existe que el cobijo absolutamente incondicional que te ofrece tu familia? Entonces pensamos en la reivindicación de este valor, muchas veces minimizado.

INFOCAÑUELAS