Volver a sección

Un cañuelense participa en la restauración del mural de Siqueiros

Sergio Medrano trabaja en el rescate del famoso mural pintado por el mexicano David Siqueiros en 1933, en el sótano de la casa de Natalio Botana. La obra –una de las más emblemáticas del arte Latinoamericano– será exhibida en las fiestas del Bicentenario.

1 / 8

1 / 8

El mural "Ejercicio Plástico" que el artista mexicano David Alfaro Siqueiros pintó hacia 75 años está siendo sometido a un proceso de rescate, gracias a un acuerdo entre los gobiernos de México y Argentina. 

"Ejercicio Plástico" fue pintado en el sótano de "Los Granados", una finca de las afueras de la ciudad de Buenos Aires, con la ayuda de los artistas argentinos Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino y Lino Spilimbergo, además del escenógrafo uruguayo Enrique Lázaro.

Luego de haber estado arrumbado durante 17 años en un contenedor cerrado y con problemas de humedad en el marco de un proceso judicial para definir su propiedad, la obra fue trasladado a un galpón de la Casa Rosada.

El cañuelense Sergio Medrano, licenciado en conservación de arte e integrante del grupo TAREA de la Universidad de San Martín, es uno de los técnicos que trabaja en la recuperación de la pintura, seriamente dañada por décadas de maltrato y abandono.

"En una primera parte se restauraron los muros. En una segunda etapa se está trabajando sobre el piso, trabajo que está llevando a cabo nuestro taller TAREA y la UTN, bajo nuestra supervisión", indicó Medrano en diálogo con InfoCañuelas.

Según Medrano, se trata de una de las obras más emblemáticas del arte Latinoamericano, no sólo por las personalidades que intervinieron en su realización, sino por la temática y técnicas utilizadas.

"Su importancia radica en dos puntos. por un lado fue el primer mural de Siqueiros cuyo tema no fue político; y segundo, la técnica empleada fue muy novedosa y realizada solamente en dos oportunidades, una en los Ángeles y la otra en Argentina", contó Medrano.

EL DERROTERO DE UNA OBRA

"Ejercicio plástico" fue pintado por Siqueiros en 1933, durante su exilio en Argentina, por invitación de Natalio Botana.

El periodista y director de Crítica quería tener un mural en el sótano de su residencia, y en ese inusual espacio el artista mexicano desarrolló lo que se conoce como su "primer mural monumental interior".

Lo realizó en una superficie de 200 m2 que componían el piso, las paredes y un techo abovedado, con imágenes de Blanca Luz Brum, escritora y poeta uruguaya que fue esposa de Siqueiros y amante de Botana.

La casa fue vendida y los sucesivos propietarios agredieron el mural con barniz o cubriendo algunos desnudos con manchas negras.

Otro dueños quisieron borrar las imágenes con ácido, pero no pudieron debido a la calidad de los materiales que se habían utilizado, razón por la cual optaron con cubrirla con cal.

El último dueño de la finca fue Héctor Mendizábal, quien decidió preservar el mural en contenedores hasta que se definiera su destino final.

"Todo prevé que el rescate debe estar concluido para las fiestas del bicentenario. Se sabe que será exhibida en la vieja aduana Taylor pero todavía se está discutiendo cuál será la forma más apropiada para su exhibición", concluyó Medrano.

Recorrido virtual por la obra de Siqueiros (La Nación).

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos