Volver a sección

Se inauguró el Santuario de la Virgen del Rosario

Cientos de fieles peregrinaron acompañando la imagen, que fue entronizada en un pequeño oratorio cuya construcción comenzó hace dos años.

1 / 34

1 / 34

En un día de sol pleno, una multitud de fieles acompañó la imagen de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, que partió en procesión desde la Iglesia Nuestra Señora del Carmen.

La marcha fue encabezada por el obispo monseñor Juan Horacio Suárez, el cura párroco Mario Slongo, el intendente Gustavo Arrieta y la jefa de Gabinete, Marisa Fassi.

Luego de recorrer casi 15 cuadras, la imagen fue entronizada en el oratorio construido en una parcela ubicada en la calle Florida entre Uruguay y Larrea, en el barrio El Buen Pastor de Cañuelas.

Este santuario fue una iniciativa del Grupo de Espiritualidad Mariano, cuyas integrantes son devotas de la Virgen del Rosario. Bajo esa advocación levantaron, hace más de veinte años, el Hogar para discapacitados que lleva el mismo nombre.

En septiembre de 2008 la comisión encabezada por Susana Sella se propuso construir un oratorio para que todos los fieles dispongan de un lugar cercano de contacto con la Virgen para no tener que viajar, necesariamente, a la ciudad de San Nicolás.





Durante la entronización, hubo un especial agradecimiento para las personas, instituciones y empresas que aportaron dinero para la concreción del proyecto.

Entre otros se mencionó al Arq. Gustavo Mieggi, que realizó los planos y el diseño en forma ad honórem; Ana María García por la confección de los vitrales; y Fernando Galatro por la donación de la imagen.

También se agradeció al Molino Cañuelas, Municipalidad y al matrimonio de Javier y Griselda Picco por el aporte económico. En representación del Molino se hallaba uno de sus gerentes, Jorge Urdampilleta.

En la parte posterior de la construcción hay decenas de placas con el nombre de las familias que hicieron donaciones.

El coro municipal dirigido por Mónica Cajaraville entonó el Aleluya y otras canciones religiosas que le dieron al acto un marco de singular emotividad. Sobre el final se formó una larga fila de gente que quiso dejar una flor o un saludo a la imagen ubicada en su lugar definitivo.

La intención es que este oratorio permanezca abierto todos los días. En caso de recibir contingentes, a modo de colaboración se pedirá que adquieran los productos que elaboran los jóvenes del Hogar Santa María del Rosario, como una forma de colaborar con esa obra.

INFOCAÑUELAS