Volver a sección

Rockeros a rabiar

Capitán Bufón acaba de lanzar su nuevo disco, “Más rabia que rock, Volumen 2”. El vocalista, Elías Carrizo, habló del presente de esta banda surgida en el 2003 y de los sueños que tiene el grupo de trascender a nivel nacional.

Cuando todavía no se apagó la ansiedad por la aparición del primer disco, Capitán Bufón acaba de lanzar el segundo volumen de "Más rabia que rock", un trabajo menos acústico que el primero pero con la misma apertura hacia diversos estilos e instrumentos, desde los teclados hasta la armónica.

"Más rabia que rock, Volumen 2" ya se puede comprar en la disquería Enigma por sólo 5 pesos como aperitivo del recital que se está preparando para mediados o fines de agosto en Hueney.

En esa presentación, además de estrenar el segundo CD, la banda dará a conocer su nueva formación con "Pato" Rotundo en batería y Nicolás Ragalli en bajo, quienes acaban de sumarse a los "históricos" Felipe Del Valle (guitarra y armónica), Juan Gandolfi (guitarra) y Elías Carrizo (guitarra y voz).

En una entrevista con InfoCañuelas, Elías (ex Durazno Shake) habló del nuevo trabajo, de los sueños de trascender a nivel nacional y de la lamentable política municipal hacia las bandas de rock.

-¿Cómo hicieron para sacar dos discos en seis o siete meses? No es algo demasiado común...
-Nuestro primer trabajo fue un demo que hicimos en la computadora de un amigo. Cuando vimos que de los cien compacts que se grabaron terminamos vendiendo más de 200, decidimos grabar algo bien, en un estudio medianamente profesional como es el de Gustavo Cucchi. Teníamos 22 temas y la idea inicial era sacar un disco doble, pero como era muy costoso hicimos la mitad de los temas. De todas maneras terminamos perdiendo un montón de plata porque cada compact nos salió 25 pesos y los vendíamos a 10. Solamente en grabación tuvimos casi 6.000 pesos de gasto.

-Lo tomaron como una inversión.
-Exacto. Hoy sabemos que tenemos más de 300 compacts en la calle, no sólo en Cañuelas, sino también en Las Heras, Lobos y entre muchos amigos de Capital.

-¿La grabación fue difícil?
-Sobre todo fue larga. Grabamos a lo largo de cuatro meses, casi todas las noches. Era empezar a las 10 y terminar a las 5 de la mañana. El trabajo de Gustavo Cucchi fue grandioso porque que se quedaba despierto toda la noche y al otro día tenía que ir a laburar.

-¿Cuál es la diferencia entre ese primer disco y el que están presentando ahora?
- Son un poco diferentes. El primero es más tranquilo y acústico; éste es más rockero. El primero tiene una calidad gráfica de las portadas que no tiene el nuevo. Pero en lo demás son muy parecidos. Para mi gusto, la calidad de los temas y la calidad del sonido sigue siendo la misma. Hay muchas sutilezas de sonido que lo mejoran, está filtrado y tiene un pequeño masterizado. En síntesis, suena muy bien.

-Pasando al funcionamiento de la banda, ¿cómo componen? ¿Se hace la música y sobre eso la letra o al revés?
-Los que componemos somos Juan, Felipe y yo. Juan compone mucho. Felipe también, con la diferencia de que no se explaya totalmente. Generalmente trae una idea, trae un pedacito de letra o de música y lo terminamos entre los tres. La característica es que no somos para nada estructurados. Hay bandas que se juntan en un ensayo y ahí mismo arman los temas. Nosotros lo hacemos por separado y luego lo aplicamos.

-¿Todos están formados musicalmente?
-En realidad somos músicos bastante de entre casa. Yo estudié piano de chico. Felipe estudió armónica y después agarró la guitarra. Juan se hizo solo y toca excelente, tiene mucha capacidad. Pato estudia batería y Nico estudió sonido y grabación en la Escuela de Música de Buenos Aires (EMBA), por eso tenemos la suerte que el sonido lo hacemos nosotros mismos.

-Años atrás era común que algunos pìbes estuvieran en dos o tres bandas al mismo tiempo. Ahora pareciera que se concentran más en una sola. ¿Vos como viviste ese tránsito de Durazno Shake a Capitán Bufón?
-Bueno, yo en realidad no estuve en dos sino en cuatro lugares al mismo tiempo: estaba en PAN, que luego se disolvió, en Durazno Shake, en Capitán Bufón y en Cumehueche, haciendo folklore. Al principio eso me gustaba mucho porque tengo la cabeza muy abierta a distintos géneros, pero el problema que comenzó a surgir era el de las fechas. Cualquier grupo, sea de folklore o de rock, generalmente toca los fines de semana y a mí se me empezó a complicar la superposición de fechas, algo que en definitiva termina complicando a todo el grupo. Decidí cortar por lo sano y dejé lo que menos me gustaba, el folklore. Después me fui de PAN y que me quedé con dos bandas hasta que llegó un momento en que los chicos de Capitán Bufón me dijeron: "La cara de la banda sos vos y es chocante que estés tocando el bajo en Durazno Shake y cantando con nosotros".

-Además, vos componés. Se te habrá presentado el dilema de decir "a quién le doy este tema?"
-Exacto, si tenés dos bandas no sabés dónde canalizar la energía y la creatividad. . Cuando los chicos de Capitán Bufón me platearon esta situación, lo comprendí, porque ellos tenían todo puesto en mí. Como tenían razón opté por seguir con ellos. Ahora Durazno Shake tiene un bajista excelente y la tranquilidad de tocar sin que mis compromisos los traben.

-En casi todas las bandas siempre se empieza como hobby o por diversión. ¿Ustedes siguen en esta etapa o están pensando en un proyecto serio?
-Nosotros no hablamos del futuro, simplemente tocamos, aunque no puedo negar que siempre sale la charla de lo que haríamos si tuviéramos la posibilidad de trascender. Creo que de a poco lo vas tomando en serio. Cuando un grupo de amigos te invita a comer y preferís ir a ensayar o dejás cosas de lado por la banda, ahí te das cuenta de que no es una joda. El fin de semana pasado, por ejemplo, Felipe se gastó 6.000 pesos en una guitarra nueva. A lo mejor se podría haber comprado un auto, pero prefirió comprar una guitarra. Yo también tengo en la cabeza comprarme una mejor. Cuando invertís de esa manera, seguro estás pensando en algo serio, a lo mejor inconscientemente, pero lo pensás. Lo que más fuerza te da es cuando la gente reconoce tu trabajo, sobre todo cuando son otros músicos o gente que no conocés. A veces sucede que me cruzo con algún auto que tiene la ventanilla baja y están escuchando nuestro disco. Eso es hermoso.

-Y más hermoso que te pase en tu pueblo
-Totalmente, porque Cañuelas es bastante bravo, en todo sentido. Hay un público reducido para el rock y el municipio le da mucho privilegio a cualquier otra cosa menos al rock. No tenemos espacios ni apoyo.

-Eso es así. Desde hace años la Municipalidad no tiene una política concreta para los jóvenes.
-Un ejemplo es Máximo Paz, un lugar que conozco muy bien porque terminé el secundario ahí. Los pibes siempre se preguntan cuándo va a ir a tocar una banda de Cañuelas. Bueno, esas cosas tienen que salir de la Municipalidad. La última vez que nos invitaron para tocar en la calle nos iban a dar el escenario y a último momento se lo llevaron porque había un evento político en el Parque de la Salud. Gracias a Dios Guarnieri nos prestó un semi y terminamos tocando ahí. Esa actitud de la Municipalidad nos dolió mucho. Después nos invitaron a tocar de nuevo, pero ya dijimos que con la Municipalidad no queremos saber nada, porque no nos trataron bien. No se dan cuenta de que uno pone laburo y esfuerzo. Piensan que es todo una joda.

-No sólo laburo y esfuerzo. También ponen todos los equipos, que es mucha plata.
-Por supuesto, son esfuerzos que uno hace y que deberían considerarse de otra manera. Por eso después de lo que nos hicieron con el escenario, decidimos no tocar de nuevo para el municipio, por lo menos hasta que cambien la forma de tratarnos. Cuando hay una doma, organizan todo dos meses antes. Cuando tienen que ocuparse del rock el sonidista viene dos horas antes y si sonás bien o mal a nadie le importa.

-Tiempo atrás, en un reportaje que hicimos con Isidro Frescino, nos dijo que estaba por filmar un videoclip para ustedes. ¿Cómo anda eso?
-Sí, tenemos algo previsto con Isidro, pero como Pato y Nico recién entraron a la banda queremos que primero se afiancen musicalmente y luego largar el videoclip. Lo que si vamos a hacer en el show es una presentación de fotos, tipo diapositivas, para pasar durante el recital, con imágenes actuales e históricas.

-¿Ya tienen material para un tercer disco?
-Tenemos una pila de material. Los temas que sacamos ahora son de 2004, así que tenemos tres años de material de archivo para grabar. Lo que nos pasa es que ahora estamos en la disyuntiva de seguir grabando para aumentar la difusión o invertir más en instrumentos. Por otra parte, le enviamos un disco al marido de Patricia Sosa, que es productor, otro a la Mega, ahora vamos a ir a la Rock & Pop y también nos vamos a contactar con el cantante de Arbol, que es productor, para ver qué nos dicen. Hasta ahora todos los músicos que nos escucharon hicieron muy buenos comentarios del primer disco. Espero que al segundo también lo elogien.

INFOCAÑUELAS.