Volver a sección

| Policiales

Descubren un laboratorio de cocaína en Los Aromos

Estaba a cargo de un español que tenía pedido de captura internacional desde 2011. La droga procesada en Cañuelas provenía de Bolivia y volvía al norte del país. Galería de fotos.

Estaba a cargo de un español que tenía pedido de captura internacional desde 2011. La droga procesada en Cañuelas provenía de Bolivia y volvía al norte del país. Galería de fotos.

1 / 4

Parte de la droga incautada. Fotos Policía Metropolitana.

1 / 4

2 / 4

2 / 4

3 / 4

3 / 4

4 / 4

4 / 4

Un español apodado "El Gallego" con orden de búsqueda y captura internacional desde 2011 por narcotráfico fue detenido esta semana sindicado de manejar una cocina de droga que tenía su centro de operaciones en el barrio Los Aromos de Cañuelas. 

En una casa -cuya dirección exacta aún no trascendió- el español preparaba grandes partidas de cocaína que compraban con el dinero obtenido por la venta de marihuana a gran escala. 

En el procedimiento a cargo de la Policía Metropolitana se detuvo a diez personas y se secuestró media tonelada de hachís, más de 20 kilos de cocaína de gran pureza y 46 kilos de precursores en polvo y líquidos, así como sustancias de corte, según informó el ministro de Justicia y Seguridad de Buenos Aires.

Precisamente fue siguiendo la pista del cargamento de marihuana como la policía llegó al líder de la organización, apodado "El Gordo Luis". La cocaína de máxima pureza llegaba desde Salta hasta Cañuelas, donde era cortada con precursores químicos para su distribución. 

La organización atribuida al "Gordo Luis", integrada por cuatro ciudadanos paraguayos, un español y cinco argentinos, utilizaba una especie de sistema de trueque para conseguir los estupefacientes: llevaban la marihuana hasta Tucumán, la vendían y con ese dinero compraban cocaína que había entrado por la frontera con Bolivia.

La cocaína era trasladada al laboratorio de Cañuelas para ser cortada y estirada aumentando así su rendimiento. El "cocinero" de la droga era, según las autoridades argentinas "El gallego", que exigía que la mercancía "no se queme y no quede muy fuerte". De ahí el nombre de la Operación Paella. La investigación comenzó hace tres meses y las escuchas telefónicas y seguimientos a la banda permitieron comprobar que el cabecilla también adquiría los precursores necesarios en una empresa química que carece de licencia.

El pasado 18 de mayo la policía de Buenos Aires interceptó una Ford Ranchera, que la banda tuvo que comprar por problemas en un camión, cuando circulaba en dirección a Tucumán con el apoyo de un vehículo de vigilancia. Oculto bajo la carrocería, en un doble fondo de la caja y el guardabarros, detectaron 352 paquetes de marihuana.

Fuentes consultadas por InfoCañuelas indicaron que una persona radicado desde hace unos años en Cañuelas le prestó a "El Gallego" una casa del barrio Los Aromos donde desarrolló la actividad ilícita durante más de un mes, hasta que la banda fue desbaratada.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos

x