Volver a sección

Policiales

Confirmaron la detención de Agüero, el policía que mató a su novia

Continuará detenido en la Comisaría de Cañuelas hasta que se defina su derivación a un penal.

 Nicolás Agüero.

El Juzgado de Garantías 8 de Cañuelas a cargo del Dr. Martín Miguel Rizzo confirmó la detención de Nicolás Fernando Agüero, solicitada por el titular de la UFIJ 1, Lisandro Damonte.

Agüero, de 19 años, policía egresado en diciembre de la Escuela Juan Vucetich, mató de un disparo a su novia, Romina Eliza Ugarte, de 26 años, integrante del Comando de Patrullas de Cañuelas.

Está acusado del delito de homicidio calificado agravado por ser funcionario policial y por el uso de arma de fuego. Hasta el momento el fiscal no halló elementos para caratular el caso como “femicidio” ya que la muerte no se produjo en un contexto de violencia de género.

De acuerdo al propio testimonio de Agüero en su declaración testimonial, se le escapó un tiro cuando le mostraba a Ugarte cómo lubricar el arma. Instantes después los vecinos lo vieron salir del domicilio gritando “La maté sin querer”.

Agüero es oriundo de Berazategui. Estaba en Cañuelas desde el 26 de diciembre, afectado al Operativo Sol. Por eso alquiló una pequeña vivienda en la calle Echeverría 2226 del barrio Libertad, donde ocurrió el trágico desenlace.



Agüero se capacitó un año en la Escuela Juan Vucetich.
 

Allegados a la víctima relataron a InfoCañuelas que Romina y Nicolás se conocieron hace aproximadamente un mes y que ella se mostraba feliz por su nueva relación.

 “Ella era muy dedicada a su trabajo y a su hijo, nunca salía. Pero hace poquito empezó a salir y coincidieron en un boliche. Se la veía como nunca, muy contenta. Decía que iba a empezar a disfrutar más de su vida porque en estos años había sufrido mucho”.

Romina era madre soltera, tenía un nene de 3 años producto de una relación con un policía, también de Cañuelas (Policía Local). Vivía con sus padres y hermanos a quienes ayudaba mucho en el sostenimiento del hogar.

A la par de su trabajo en el CPC, se preparaba para cursar el tercer y último año de la Tecnicatura en Enfermería. Su principal objetivo era recibirse de enfermera y abandonar la fuerza policial para trabajar en un ámbito más tranquilo y así tener más tiempo para su hijo, que este año comenzará el jardín de infantes.

Todos sus amigos la definen como una excelente persona, dedicada a su hijo, a su familia, muy responsable y trabajadora. “Hacía 32 horas de guardia y de ahí se iba a estudiar”.

Agüero se encuentra alojado en la Comisaría 1ra. de Cañuelas. En los próximos días se definirá su traslado a un penal, donde permanecerá privado de su libertad hasta el juicio oral.