Volver a sección

| Policiales

“Siente bolas de fuego que le recorren el brazo”: la declaración de una amiga de Sánchez

Los detalles del testimonio de Hilario Ledesma y la abogada Rosa D´Aragona.

Los detalles del testimonio de Hilario Ledesma y la abogada Rosa D´Aragona.

“Siente bolas de fuego que le recorren el brazo”: la declaración de una amiga de Sánchez

 Rodolfo Sánchez, trasladado por el CPR.

El pasado miércoles 17 de junio la Fiscalía 2 de Cañuelas recibió la declaración testimonial de dos personas propuestas por la defensa de Rodolfo Pablo Sánchez, imputado por la muerte dolosa del adolescente Alex Campo. Se trata del médico pediatra Hilario Ledesma, y la abogada Rosa Amalia D´Aragona. Un tercer convocado, Miguel Garay, faltó a la cita. 

Ambos pudieron declarar a pesar de una oposición planteada por la madre de la víctima, quien a instancia de sus abogados argumentó que estas personas no revisten el carácter de testigos por no haber estado en el lugar de los hechos.

Como lo adelantó InfoCañuelas, Ledesma y D´Aragona dijeron haber hablado con Sánchez el día del hecho y repitieron lo mismo que el imputado ya dijo al ser indagado: que atropelló a Alex de manera accidental cuando se dirigía hacia donde estaban dos personas robando terneros. 

La declaración se llevó a cabo ante la fiscal Norma Pippo y el secretario Pablo Ober, con la presencia de los abogados Silvia Saracino y Andrés Gauto Cardozo por la defensa; y el Dr. Gabriel Palmeiro por el particular damnificado.A continuación reproducimos los principales conceptos.

QUÉ DIJO ROSA D´ARAGONA

Rosa Amalia D´Aragona, domiciliada en Monte Grande, se presentó como amiga y asesora legal de Sánchez.

• Dijo que el 24 de mayo se despertó a las 9 y que advirtió que en su teléfono celular tenía 11 llamadas perdidas de Rodolfo Sánchez, registradas desde las 8.40.

• Describió que al devolver el llamado notó que Sánchez estaba “nervioso” y luego reprodujo los dichos de su amigo: que había ido a recorrer su campo, que cuando llegó las vacas estaban alteradas y que a lo lejos vio a dos personas robando terneros, que se dirigió hacia ellos a los bocinazos y que en ese trayecto una tercera persona se le apareció “como desde el piso o de atrás de un vaca”. Dijo que intentó eludirlo, pero que no pudo evitar chocarlo.

• Al preguntarle cómo estaba la persona chocada, Sánchez le contestó que estaba en el suelo, inmóvil. Entonces D´Aragona le indicó que no lo tocara, que llamara inmediatamente al 911 y que pidiera una ambulancia. Agregó que luego llamó a un abogado de su confianza, Andrés Gauto, para que o asistiera. Acotó que ella estaba nerviosa por la situación y que no se sentía en condiciones de asistir a Sánchez porque lo consideraba parte de su familia. En otro pasaje de su relato, ante la pregunta de uno de los letrados, negó ser la pareja del imputado.

• Contó que en julio del año pasado visitó el campo de Cañuelas, que sabe que Sánchez se dedica a entrenar caballos para endurance, y que hace unos cuatro años comenzó a incorporar ganado. 

• Sobre el accidente sufrido por Sánchez hace una década al caer de un caballo, dijo que quedó totalmente incapacitado del brazo izquierdo y que sufre dolores que describió como “bolas de fuego que le recorren todo el brazo”. 

• Advirtió que unos días previos al 24 de mayo Sánchez se cayó jugando al fútbol, resintiéndose el brazo afectado y que sentía que le pesaba “como cincuenta kilos”. 

• Al ser consultada sobre si sabía si Sánchez había sido víctima de algún robo, D´Aragona respondió que sí, que en algunas oportunidades le robaron terneros y en otra caballos, pro que no sabía si había hecho la denuncia. 

• Sobre el final dio algunos detalles de concepto: que Sánchez es muy dedicado a sus padres y a sus hijos y que tiene pocos amigos.

QUÉ DIJO HILARIO LEDESMA

Hilario Ledesma, radicado en Máximo Paz, es abogado y médico pediatra. Fue concejal y dirigente de la UCR local. En octubre de 2016 se jubiló del cargo de médico legista.

• Declaró que fue pediatra de los hijos de Sánchez y que en alguna oportunidad lo atendió también a él. Que el día del hecho Sánchez lo llamó por la mañana, muy alterado, diciéndole: “¡Me entraron a robar… Atropellé a uno!”. Ledesma le preguntó si había llamado a la policía, a lo que Sánchez no respondió.

• Dijo que al rato recibió un nuevo llamado de Sánchez diciéndole que había gente que le quería pegar. Ledesma volvió a preguntarle si había llamado a la policía, y esta vez Sánchez respondió que sí.

• El pediatra señaló que en este segundo contacto telefónico Sánchez le pidió que fuera su abogado pero Ledesma le respondió que ya no ejercía. No obstante, le prometió que se pondría en contacto con una amiga abogada que podría representarlo (Ledesma se contactó con Gisela Miraglia, quien durante algunas horas estuvo con Sánchez en el lugar de los hechos y en el Comando Rural hasta que al día siguiente abandonó el caso cuando la fiscal Norma Pippo modificó la carátula a “homicidio agravado por alevosía”).

• En el transcurso del día un hijo de Sánchez lo llamó para pedirle un resumen de la historia clínica de su padre. En este punto Ledesma explicó que la discapacidad de Sánchez se originó por una caída de un caballo, que el brazo izquierdo le quedó “inutilizado” y que padece un dolor “neuropático” (de origen nervioso) y que suele recetarle el analgésico Pregabalina y un antidepresivo, recetados originalmente por su neurólogo de cabecera, Humberto Cruz.

• Ledesma avaló lo dicho por D´Aragona: que en vísperas del 24 de mayo Sánchez cayó, resintiéndose el brazo izquierdo, y que le sugirió consultar con un especialista en traumatología.

• Luego agregó algunos conceptos sobre el imputado, al que dijo conocer desde hace más de 20 años, que atendió a todos sus hijos y que fue invitado a fiestas familiares de Sánchez. Agregó que desconocía si el detenido usaba armas, que por la condición de su brazo no podría disparar una escopeta y que a lo sumo podría accionar un arma corta.

Para el estudio Rusconi-Palmeiro, estos testimonios confirman que Sánchez sólo procuró buscar ayuda profesional para sí mismo sin preocuparse por la víctima.

x