Volver a sección

Policiales

“Romina quería dejar la policía y ser enfermera para dedicarle más tiempo a su hijo”

Las compañeras de la oficial asesinada por su novio destacaron el sacrificio que estaba realizando para recibirse e iniciar una nueva vida alejada del peligro.

 Romina Eliza Ugarte.

Romina Eliza Ugarte, la joven policía de 26 años asesinada el miércoles de un disparo aparentemente accidental, estaba cerca de cumplir un objetivo: recibirse de enfermera y abandonar el Comando de Patrullas para dedicarle más tiempo a su hijo, de 4 años.

A la par de su actividad como numeraria del CPC Cañuelas, Romina se preparaba para cursar el tercer y último año de la Tecnicatura en la Escuela de Enfermería "Eva Duarte de Perón" que funciona en Av. San Vicente y Belgrano. En 2017 comenzó a realizar prácticas en los hospitales Marzetti, Eurnekian de Ezeiza y Gandulfo de Lomas de Zamora.



Romina (en el centro) en su primer día de prácticas.
 

“Nunca hablamos de su vida privada ni conocimos a su familia, pero sí a su hijito, a veces lo llevaba a cursar con ella para no dejarlo... Siempre recalco eso: quería trabajar de enferma para tener más tiempo con su hijo y más que nada por lo arriesgado que era su trabajo como oficial” relató una compañera de estudios a InfoCañuelas.

Romina era madre soltera y acababa de iniciar una relación, aunque no era un tema de conversación en la cursada. “Sólo puedo decir que era una gran persona, compañera y sobre todo muy fuerte porque veíamos el esfuerzo que hacía para estudiar y trabajar. Estamos desconcertados y muy tristes por lo que pasó. No lo podemos creer aun”.



Romina cursaba el tercer año de Enfermería.
 

Otra compañera que la conoció compartiendo guardias en el CPC en 2015 también la describió como una mujer buena, dedicada y responsable. “Cuando la conocí tenía como cinco meses de embarazo y trabajó hasta lo último. Recuerdo que era invierno y siempre llegaba puntual a las 6 am. Era ayudante de guardia, atendía los 911 y otros llamados de emergencia, trabajaba muy bien y no dejaba nada al azar. Manejaba los teléfonos, el AVL y la radio como los libro de guardia. Podría haber pedido licencia antes de tiempo pero no lo hizo. Ella trabajó hasta el tiempo que le correspondía. Eso hablaba muy bien de ella”.

“Lo que le paso a Romi es terrible y ella se merece que la recuerden de la mejor manera. Como una gran persona” agregó.