Volver a sección

| Policiales

¿Quién es el italiano capturado en Cañuelas como sospechoso de integrar la mafia calabresa?

Se radicó en Cañuelas en 2012. En 1979, el mismo año de su fuga a Sudamérica, la justicia italiana lo condenó a 30 años de cárcel por un secuestro y homicidio, pero la justicia argentina nunca aceptó extraditarlo.

Se radicó en Cañuelas en 2012. En 1979, el mismo año de su fuga a Sudamérica, la justicia italiana lo condenó a 30 años de cárcel por un secuestro y homicidio, pero la justicia argentina nunca aceptó extraditarlo.

 ¿Quién es el italiano capturado en Cañuelas como sospechoso de integrar la mafia calabresa?

 La detención en Los Fresnos.

Agentes federales de la División Fugitivos y Extradiciones de INTERPOL detuvieron ayer tres hombres integrantes de la Mafia Calabresa que tenían pedido de captura internacional “Índice Rojo”, por los delitos de “Asociación ilícita, Producción y Tráfico de drogas” cometidos en Italia. Dos de los mafiosos fueron capturados en el barrio porteño de Palermo y el tercero en Cañuelas, según revelaron voceros de la Policía Federal.

El hombre detenido en Cañuelas es Massimo Giovanni Di Pietro, de 64 años, alias Massimo Pertini, nacido en Roma en 1956. 

Según Interpol y las investigaciones italianas, Di Pietro alias “el abogado Pertini”, oficiaba de enlace en los movimientos de drogas entre Buenos Aires, Montevideo y la N’Drangheta (mafia calabresa). 

La Policía Federal lo atrapó frente a su casa del barrio Los Fresnos de Cañuelas, en calle Odessky al 100. De acuerdo a los datos que pudo reconstruir InfoCañuelas, compró el terreno en 2012 y luego construyó su vivienda desde los cimientos, a lo largo de un año. La obra estuvo a cargo de una pequeña empresa de Uribelarrea en tanto que el arquitecto era de Buenos Aires.

En el barrio nadie lo conoce por su nombre, todos por “El Tano” en alusión a su inocultable acento.  “Un vecino espectacular y  hasta muy servicial, tanto él como su esposa. En una oportunidad había que hacer un reclamo para que la Municipalidad cortara unos pastos y él se ofreció a hacer las gestiones”, contó un vecino.

Massimo Giovanni Di Pietro trasladado desde Cañuelas.

Un detalle siempre llamó la atención de su casa: los ventanales muy altos y delgados. “Seguramente era para tener privacidad, para que no lo vieran dentro de la casa” arriesgó otro lugareño consultado por InfoCañuelas.

Según medios italianos, Di Pietro se refugió en Argentina a fines de los ´70 con la falsa identidad de Massimo Pertini. Tras su huida a Sudamérica fue condenado a 30 años de cárcel por su participación en un secuestro del hijo de un empresario que tras 21 días de cautiverio fue asesinado de cuatro tiros por la espalda. 

El 9 de octubre de 1979 la justicia italiana remitió a la Argentina el pedido de extradición de Di Pietro, que quedó radicado bajo el Nro. 1748 ante el Juzgado Federal de Primera Instancia de Mar del Plata. La requisitoria tuvo su origen en la orden de arresto provisorio Nro. 1474/78, dispuesta por la Fiscalía General de Catania el 21 de julio de 1978, con motivo de la sentencia a treinta años de prisión -no definitiva a esa fecha- dictada por el Tribunal de Catania.

Por resolución del 7 de mayo de 1985 la Cámara Federal de La Plata denegó la entrega de Di Pietro al valorar que la condena fue dictada en ausencia, mientras el imputado se encontraba prófugo.  “Este pronunciamiento, por su naturaleza, no causa estado por lo que la extradición que aquí se deniega puede reeditarse en caso que la justicia italiana requirente demuestre inequívocamente los derechos a un nuevo juicio de Di Pietro” indica la resolución.

En años posteriores hubo nuevos reclamos de extradición y gestiones de la embajada italiana, e incluso el tema llegó a la Corte Suprema de Justicia a mediados de los ´90.

Los detenidos en Palermo son Fabio Alejandro Pompetti, argentino, de 54 años, con doble ciudadanía; y Ferdinando Sarago alias “Il Vecchio” (El Viejo), de 79 años, nativo de Rosarno.

La investigación que culminó  con la detención de estas tres personas se originó hace tres años impulsada por Interpol en conjunto con el Comando Provincial de Reggio Calabria de la Guardia de Finanzas y del SCICO de Roma, con la coordinación de la Dirección Distrital Antimafia de la República 3 Italiana. 

Se procuraba la localización y posterior detención de integrantes de la asociación “N´drangheta” tanto en territorio italiano como sus nexos con Sudamérica. Esta operación fue una ramificación de un operativo de mayor magnitud realizado en 2019, cuando se produjo el arresto de hasta 45 personas pertenecientes al clan de Rosarno (Calabria).

“Dicha estructura mafiosa se encuentra en plena expansión desde la década de 1990, adquiriendo un rol dominante sobre todo en el tráfico internacional de drogas, con una recaudación aproximada de 45.000 millones de euros al año, superando a reconocidos grupos como la “Cosa Nostra” siciliana” dijeron fuentes de la Policía Federal.

Los detenidos quedaron a disposición del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Nro. 2 de Lomas de Zamora, a cargo del Dr. Juan Pablo Augé; y del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 1, a cargo de la Dra. María Romilda Servini.

x