Volver a sección

| Policiales

“Necesitamos más patrullaje en las escuelas”, pidió el director del CFP 401

Boqueteros ingresaron esta madrugada y se llevaron varios elementos pertenecientes a los talleres de cocina.

Boqueteros ingresaron esta madrugada y se llevaron varios elementos pertenecientes a los talleres de cocina.

“Necesitamos más patrullaje en las escuelas”, pidió el director del CFP 401

 La cocina del CFP.

El Centro de Formación Profesional Nro. 401 (la escuela de formación en oficios que funciona en Acuña esq. Saavedra) fue escenario de un importante robo ocurrido esta madrugada.

El director de la institución, Noel Messina, habló con InfoCañuelas para brindar detalles de lo ocurrido como así también para pedir más seguridad en la zona donde está implantada la escuela, en pleno corazón del barrio Sarmiento.

“Tenemos el Centro de Formación Profesional y a pocos metros la Escuela 3. Los establecimientos educativos son lugares vulnerables que deberían tener un mayor patrullaje. Ya se lo hemos pedido al Consejo Escolar. También es importante por la seguridad de los alumnos. Tenemos algunos cursos que salen a las 9 y media de la noche en un barrio que tiene poca iluminación” explicó el docente.

Sobre la mecánica del robo, Messina contó que los delincuentes, desde el exterior, retiraron el tubo del extractor y que ingresaron por la cocina.

De allí se llevaron tres batidoras planetarias, dos anafes eléctricos, una batidora minipimer con picado, una pava eléctrica, un termo Lumilagro de acero inoxidable y el extractor de aire. También pretendieron llevarse un horno de microondas, pero como no pasaba por el orificio del extractor, lo rompieron. También destrozaron canillas y abollaron el termo tanque.

l hueco fue tapado durante la tarde por personal municipal.

“Ya vino personal municipal a tapiar el hueco en la cocina. Pensamos que vamos a tener por lo menos 15 días de inactividad en el curso de cocina, hasta tanto logremos reponer el extractor. Sin el extractor no estaríamos cumpliendo con el protocolo de ventilación. Tal vez podamos hacer algo virtual, pero con lo culinario es complicado”.

Messina precisó que el establecimiento tiene sensores de alarma en varios puntos y que en la cocina quedó anulado cuando se hicieron modificaciones para poder dar clases con los protocolos de pandemia. “El año pasado intentaron entrar por otro lado y se activó la alarma. Se asustaron y se fueron corriendo, al punto que dejaron tirada la barreta. Seguramente ahora fueron los mismos. Lo llamativo es que entraron por el único ambiente que estaba sin protección”.

Sobre la reposición de los elementos robados, Messina aclaró que algunas cosas serán adquiridas por la cooperadora y otras, como el microondas, lo repondrá él mismo con uno usado que traerá de su casa. “Este año vamos a ingresar al sistema de crédito fiscal de la empresa Loma Negra, eso nos va a permitir comprar simuladores robots para las clases de electrónica y tal vez podamos usar otra parte para reequipar la cocina”, concluyó.

 

 

x