Volver a sección

La Cueva de Cañuelas, un viaje al centro de la tierra

Ubicada en Cantabria, es una formación geológica de increíble belleza. El origen de su nombre.

1 / 14

Foto: Luis Almela.

1 / 14

La provincia española de Cantabria tiene como patrimonio universal de la Humanidad las cuevas de Altamira que son, junto con las francesas de Lescaux, la cumbre del arte paleolítico.

Pero también existe una multiplicidad de cavernas menos conocidas pero de gigantescas dimensiones. Una de las más visitada es la Cueva de Cañuela o Cañuelas, ubicada en el municipio de Arredondo, en el pueblo de Bustablado. Su nombre nada tiene que ver con las "festucas" que sirvieron para bautizar al pueblo bonaerense, sino que es una deformación de "Cayuela", una roca caliza de color azulado que se extraía del interior de los túneles en épocas remotas como material de construcción.

Tiene una descomunal boca de acceso, de unos 30 metros de altura, que se aprecia con claridad en la ladera norte del macizo Peña Lavalle, a unos 100 m sobre la margen derecha del río Bustablado. Es particularmente visible bajando por la ruta que va de Alisas hacia Arredondo.

La cueva, que carece de restos arqueológicos, se caracteriza por sus anchas galerías, fuertes desniveles, una gran sala y sus formaciones rocosas, entre las que se destacan las curiosas estalactitas denominadas “hojas de sierra” que dan nombre a la galería en que se encuentran. Son concreciones muy raras, que alcanzan varios metros de longitud. Otro de sus puntos distintivos es la sala Olivier Guillaume, una de las más grandes dentro del sistema de cavernas de España (350m largo x 120 m ancho).

Integra el sistema Tonio-Cañuela, ubicado unos 350 metros sobre el nivel del mar. Su nombre fue dado por los espeleólogos franceses en honor a quien les enseñó la cueva y ayudó durante varios años en sus exploraciones: el pastor Manuel Antonio Peral Abascal, “Tonio”. En su boca figura pintado en rojo “CA 31 Sima Tonio-Cañuela".

Las cuevas de Cantabria atraen a cientos de turistas e investigadores dedicados a la espeleología (ciencia o exploración de las cavidades subterráneas), una actividad abierta a todos los públicos, independientemente de la edad, forma física o experiencia.

El recorrido por la Cueva de Cañuelas está catalogado como de "dificultad media". Consiste en un desplazamiento por todo el conducto laberíntico oeste del sistema por un desfiladero subterráneo de gran tamaño y altura con un pasamanos de entrada muy emocionante siendo después una actividad tranquila. La galería de las sierras, con sus estalactíticas en forma de sierra o cuchillo, un verdadero capricho de la naturaleza, es uno de los puntos más bellos del recorrido.

Algunas empresas cantábricas ofrecen visitas guiadas con un costo de 50€ por persona y una duración aproximada de 5 horas.

En 1925 J. Carballo, fundador del Museo Provincial de Prehistoria, escribió en la prensa local a propósito de esta cueva: “En los días calurosos vomita nubes, y muchos metros antes de llegar, el explorador siente helársele el cuerpo. Si Dante la hubiera conocido seguramente habría encontrado materia para dar todavía más colorido y relieve al cuadro de sus infiernos”.



Las famosas sierras colgando desde el techo. Foto: Sandra Olé.
 

CUEVA CAÑUELAS EN SÍNTESIS

• Tipo: Cueva geológica.
• Sistema: Tonio-Cañuela
• Desarrollo: 13.500 m 
• Desnivel: -527 m
• Descripción: También conocida como Cañuela o Cayuela, se encuentra en el alto valle del Asón, en la montaña de Porracolina, que alberga diversos sistemas subterráneos. De todos ellos Cañuelas es quizás una de las cavidades más visitadas.
• Duración del recorrido: Entre 4 y 5 horas.
• Lo más destacado: estalactitas planas en la Galería de las Sierras.

Fotos gentileza: Miguel Angel González / Sandra Olé / Luis Almela / Iñaki Miró.

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos