Volver a sección

| Información general

“Un verdadero desastre”. Fuerte reclamo de una familia por la atención de PAMI

Un paciente sigue aguardando en el Cuenca la derivación a un centro médico para hacer un estudio de alta complejidad.

Un paciente sigue aguardando en el Cuenca la derivación a un centro médico para hacer un estudio de alta complejidad.

“Un verdadero desastre”. Fuerte reclamo de una familia por la atención de PAMI

 García esperando el traslado en el Cuenca.

Desde el 4 de junio un vecino de Alejandro Petión, de 87 años, sufre los efectos de una severa patología abdominal que hasta el momento no ha sido tratada por falta de diagnóstico oportuno y fallas en los traslados coordinados por PAMI.

El paciente permanece internado en el Hospital Cuenca a la espera de que PAMI lo derive a un centro especializado para realizar una colongio-resonancia, fundamental para avanzar con el tratamiento. Hace unos días fue traslado a una centro del gran Buenos Aires donde no sólo fue alojado en condiciones infrahumanas, sino que además no tenían el equipamiento para hacer ese estudio.

La nuera del paciente, Noemí Benedetti, envió una carta a InfoCañuelas en la que detalle los padecimientos que sufre el hombre desde hace casi 15 días.

Mi suegro se llama Carlos Alberto García, tiene 87 años, vive en Alejandro Petión hace muchos años y todo el mundo lo quiere.

El día 4 de junio lo ingresamos al hospital Marzetti. Por la guardia nos dan diagnóstico de pancreatitis sin ningún estudio. Lo tuvieron hasta el 10 de junio. El doctor Moldes da el alta sin haberle hecho nada, sólo una ecografía. Nos dijo que tenía piedras en la vesícula y así nos manda a casa.

El lunes 13 de junio lo llevo descompuesto a su doctora de cabecera de Pami, Graciela Cappio, que me dice que hay operarlo, que urgente al otro día lo lleve para hacer una ecografía y análisis, que ella se comunicaba con un conocido del Cuenca para operarlo, me pide mi número de teléfono para comunicarse al otro día conmigo, pero hasta el día de hoy ni siquiera se comunicó para saber si su paciente vive o murió.

El abuelo pasa toda esa noche descompuesto. A primera hora del martes 14 de junio lo llevo al Hospital Cuenca Alta Néstor Kirchner de Cañuelas, donde lo ingresan por la guardia, lo atienden y queda internado. Le hacen los estudios correspondientes y nos dicen que tiene que ser tratado por síndrome coledosiano, que hay hacerle una colongio resonancia y que va a ser trasladado al Hospital Marzetti. Nosotros nos negamos, es donde en primer momento no le hicieron nada y perdimos mucho tiempo. 


García en el Marzetti, donde tampoco fue tratado.

El martes fui a Pami para retirar formulario 156 y rechazo el traslado al hospital Marzetti. Ramiro me dice que por Pami podría ser derivado a otro lugar. En el Cuenca el Licenciado Daniel Brizuela, de gestión de pacientes, nos informa que mi suegro tiene ser trasladar a una clínica donde tengan para realizarle una colongio resonancia, que acá no lo tienen y estaríamos perdiendo tiempo. 

Como familiares, para el bien del abuelo, damos la autorización, piden el traslado y como vivimos a 10 minutos del hospital y no podemos quedarnos con el abuelo, nos vamos a casa porque nos dicen que nos avisarían cuando la ambulancia lo estuviera por trasladar, para que pudiéramos acompañarlo, cosa que nunca pasó. Nos avisan cuando ya lo estaban trasladando desnudo y sin un abrigo a la Clínica Modelo Los Cedros de San Justo (lugar deplorable, peor que el hospital Marzetti).

Nosotros nos trasladamos al lugar en un remis. Cuando llegamos nadie sabía dónde estaba el abuelo hasta alguien de allí nos dice que seguramente estaba en la guardia. Ahí lo encontramos desnudo, todo sucio, hecho pis y caca, llorando y con frío, en un lugar muy sucio, que de la cantidad de camas no se podía pasar (se olvidaron del Covid allí, parece).

Lo limpiamos, lo cambiamos, y firmamos para traerlo nuevamente a Cañuelas porque así no lo íbamos a dejar. Nos explican que no había cama ni tampoco la máquina para realizar el estudio. En un remis nos volvemos al Hospital Cuenca después de tener hacer lío, porque así funciona este país.

Nos ingresan nuevamente al Cuenca y acá estamos. Necesitamos que el abuelo esté bien y que no lo dejen morir. Parece que como es grande no tiene derechos. ¿Qué les pasa? ¿Los abuelos no sirven? El por suerte tiene una familia que se ocupa. ¿Si estaba solo quedaba tirado en esa clínica donde lo llevaron hasta que se muriera? Aclaro de los profesionales médico y enfermeros del hospital Cuenca son excelentes, pero es un verdadero desastre la administración y el Pami.

Lo trasladaron a un lugar inmundo donde no había equipamiento para el estudio que necesitaba. Estamos pidiendo que lo lleven a hacer el estudio en un lugar adecuado y lo vuelvan a traer al Cuenca, donde tienen todo lo necesrio para operarlo.