Volver a sección

| Información general

¡Liberen los accesos! La carta de un vecino de Cañuelas al municipio

A casi un año de la implementación de los terraplenes, un vecino planteó que hoy resultan obsoletos y contraproducentes.

A casi un año de la implementación de los terraplenes, un vecino planteó que hoy resultan obsoletos y contraproducentes.

¡Liberen los accesos! La carta de un vecino de Cañuelas al municipio

 Uno de los bloqueos que sigue vigente.

A fines de marzo de 2020 la Municipalidad de Cañuelas colocó vallas para bloquear los accesos secundarios a Cañuelas y unos días después, cuando fueron corridos por los automovilistas, redobló la apuesta y colocó montículos de tierra.

Un total de 20 accesos secundarios fueron cerrados al tránsito vehicular, siguiendo el ejemplo de Ezeiza y otros distritos de la región. A casi un año de la medida, los terraplenes siguen en su lugar.

Molesto por una medida que se eterniza, el vecino Agustín Boza publicó una carta dirigida a la intendente Marisa Fassi en la que argumenta los motivos por los cuales deberían ser removidos.

¡LIBEREN LOS ACCESOS! 

Sra. Intendenta:

En el mes de marzo de 2020, a raíz del decreto Nacional de confinamiento estricto que duró varios meses, como medida para frenar la circulación y desplazamiento de personas, nacieron las “montañas de tierra” en los accesos, que permitían que sólo se pudiera ingresar a los distintos distritos exclusivamente por algunas calles selectas y permitir así un control de quienes ingresaban; sólo residentes y testeando su temperatura corporal.

En primera instancia y ante el decreto de confinamiento, resultó una medida efectiva que contribuía al “quedate en tu casa” y permitió un control de la circulación en pandemia.

Peeeeeeero… los meses pasaron y el confinamiento llegó a su fin, cambiando esta medida a la de “distanciamiento social”. Desgraciadamente, los montículos de tierra que sirvieron en la etapa de confinamiento se transformaron en una acción contraria a la prevención en la etapa de distanciamiento. Los ciudadanos empezamos a circular y el embotellamiento de autos y acumulación de gente en los pocos accesos liberados fue inevitable.

Por momentos pensé en qué sostener la obstrucción de los accesos era una medida inclusiva, ya que resulta un perjuicio para “TODES” por igual…. Pero luego entendí que no es así, ya que hay quienes se benefician con esta medida, que es carne de cañón para “motochorros”, que encuentran en los montículos la posibilidad de desplazarse con total libertad esquivándolos y sabiendo que resultan un obstáculo para el desplazamiento de la policía comunal.

Aplaudo a los distritos vecinos que supieron desobstruir los accesos cuando terminó la etapa de confinamiento para favorecer así a la etapa de distanciamiento.

Créame, Sra. Intendenta: ningún especialista en epidemiología podría afirmarle que sostener esta medida favorece la prevención del COVID 19…. Es más, sólo genera aglutinamiento de autos (personas), accidentes de tránsito (sobre todo en el acceso de Uruguay y Ruta 205), alteración de la circulación diaria de los vecinos, riesgo de accidentes por los que optan por entrar en contramano a la ciudad y un fastidio general de los cañuelenses de todas las banderas políticas, porque, cómo verá, se genera un perjuicio colectivo.

Espero que pueda escuchar lo que nos pasa a los cañuelenses y entender que hoy en día, en esta nueva fase, la medida de obstrucción queda obsoleta y contraproducente.

No queremos ser los vecinos los encargados de liberar los accesos con nuestras palas y que encima nos sancionen con una contravención por hacer valer nuestros derechos.

Saludos cordiales intendenta. “Entre todos podemos hacerlo”

Agustín Boza

x