Volver a sección

Hallaron el cuerpo de Martín Abad

Estaba desaparecido desde hacía dos meses. Huyó cuando Gendarmería allanaba su casa, en Vicente Casares. Apareció ahorcado en un monte junto a su camioneta incendiada.

 Un testigo a 5 metros del lugar del hallazgo.

El cuerpo de Martín Abad -el vecino de Vicente Casares de 46 años que se encontraba desaparecido desde el 22 de noviembre- fue hallado este martes en un monte sobre el camino del 50 a unos 11 km. de la Ruta 205. Estaba ahorcado y en avanzado estado de degradación, por lo que se supone que se quitó la vida el mismo día de su desaparición.

Abad, empleado de la empresa Ingevial, fue visto por última vez cuando salía de su trabajo a bordo de su camioneta Ford Ranger gris modelo 2006. En ese mismo momento Gendarmería allanaba en su casa, ubicada detrás de la escuela primaria de Vicente Casares, en el marco de una causa por comercialización de pornografía infantil denunciado por Interpol de Brasil e investigado por la justicia porteña.

El cuerpo, esquelético, estaba colgado de un árbol, con la ropa de Ingevial (una camisa oscura con bandas refractantes), lo que facilitó su inmediata identificación. Además, tenía en su poder su reloj y toda documentación personal.

A unos pasos se encontraba su camioneta incendiada. A priori se cree que no fue Abad quien la incendió, sino el vehículo fue desmantelado poco a poco por delincuentes y luego prendido fuego para no dejar huellas.

El hallazgo del cuerpo y su identidad fue confirmada a InfoCañuelas por Andrés Abad, uno de los hermanos del fallecido, quien reside en Campana.

“En un principio habría muerto por ahorcamiento, pero resta conocer los resultados de la autopsia del cuerpo y saber si se ahorcó o si fue inducido a hacerlo” declaró.

La principal hipótesis de los investigadores es que tras un llamado de una vecina advirtiéndole que estaban allanando la morada, Abad se dio a la fuga. En su entorno familiar, en cambio, creen que existe un trasfondo político: que Abad escapó porque se sentía perseguido por su militancia política o porque tenía información sensible de la empresa en la que trabajaba.

El día del allanamiento Gendarmería se llevó un CPU, seis memorias internas, seis pen drives, dos notebooks, tres netbooks, 350 CDs, 39 diskettes y dos routers de la vivienda que compartía con su mamá. Ese material fue incautado por orden de la Dra. María Alejandra Doti, titular del Juzgado Penal Contravencional y de Faltas Nro. 24 de Capital Federal en el marco de causa Nro. 33.010/2.018.

Si bien el cuerpo ya fue identificado por familiares, no se descarta que el fiscal del caso, Lisandro Damonte, solicite un cotejo de ADN para despejar cualquier duda.