Volver a sección

El Comando Rural recuperó una yegua robada en Merlo

Fue hallada en Máximo Paz, en la casa de un presunto comprador de buena fe que ahora la reclama como propia.

 La yegua junto a Mereles, quien la tenía desde junio.

El Comando de Prevención Rural de Cañuelas (CPR) recuperó una yegua que había sido robada el 27 de mayo de 2018 mientras se hallaba preñada. Fue sustraída de un galpón ubicado en la quinta de Alicia de Cabrera, en Mariano Acosta, partido de Merlo.

El animal -de pelaje overo rosado y ojo derecho de color zarco, con una cría de iguales características- fue encontrado en una vivienda de calle Combate de Los Pozos Nro. 45 de Máximo Paz, lugar al que la policía ingresó con una orden de allanamiento.

Se hallaba en poder de Néstor Mereles, quien habría declarado que la compró de buena fe en junio del año pasado.

La yegua fue detectada en ese lugar a partir de una publicación de Facebook que la ofrecía en 20.000 pesos ó 25.000 con el potrillo incluido.

Los policías al mando del comisario Sergio Alejandro Gómez depositaron a la yegua y su cría en el predio de la Sociedad Rural de Cañuelas, donde Alicia Cabrera la reconoció como de su propiedad.

CONFLICTO 

Ante la falta de marcas que acrediten la titularidad del animal, Cabrera presentó una serie de testigos que le pertenece desde que era una cría. Sin embargo, Mereles presentó un escrito en el que insiste que los animales son suyos.

“Nunca la marqué porque nació en mi casa y nunca salió de ahí. Además no me gusta hacer sufrir a los caballos con marcas. Este hombre presentó un escrito para recuperarla. Yo presenté testigos y fotos de cuando era chiquita y en de distintos momentos con mis hijas, pero parece que la justicia le cree más a una persona que dice que la tuvo en el barrio durante diez años, cuando el animal tiene apenas cuatro años y recién tuvo la primera cría” destacó Cabrera.

“Esta persona presenta un solo escrito y le dan bolilla. No lo puedo creer. Así que mañana voy a tener que ir a Cañuelas con más testigos. Vivo lejísimo, tengo que pagar 5 mil pesos para trasladarla de regreso y encima tengo que pagarles pasajes a los testigos para ir a Cañuelas. ¿Por qué me tomaría esa molestia? No entiendo a la justicia” lamentó.

La mujer agradeció la atención recibida por el CPR local. “Luego de muchos meses de búsqueda la pudimos encontrar gracias a la ayuda del comisario Gómez y su gente. Antes de ir a Cañuelas la busqué en Virrey del Pino y en Marcos Paz, pero no tuve respuesta”, concluyó.

La causa se encuentra a cargo de la UFIJ 2 de Cañuelas que conduce la Dra. Norma Pippo.