Volver a sección

| Cultura y eventos

¿Qué me recomendás para leer?

Sobre booktubers, bookstagrammers y otros que, más allá de los nombres y etiquetas, reviven y amplifican en las redes sociales una eterna costumbre nuestra. Por si te preguntás si eso pasa por acá también, te presentamos a Romina Lalueza, una cañuelense que reseña y comenta libros en Instagram: @entrelibrosydiretes. ¿La tenías?

Sobre booktubers, bookstagrammers y otros que, más allá de los nombres y etiquetas, reviven y amplifican en las redes sociales una eterna costumbre nuestra. Por si te preguntás si eso pasa por acá también, te presentamos a Romina Lalueza, una cañuelense que reseña y comenta libros en Instagram: @entrelibrosydiretes. ¿La tenías?

¿Qué me recomendás para leer?

 Romina Lalueza.

Que no te asusten los rótulos, las etiquetas: booktuber, bookstagrammer, book haul, wrap up, IMM, unboxing, bookshelf tour, booktok. Detrás de estas y otras palabras y siglas —la mayoría de ellas en inglés— y de cáscaras de fama y de estrategias de marketing, hay algo potente, genuino. Y si te animás a darme crédito y seguirme en los párrafos que siguen, tal vez hasta te conviertas en uno de ellos. 

¿A quién no le gusta hablar sobre libros, películas o series? A todos nos encantan las historias: crearlas, escribirlas, escucharlas, verlas, contarlas, compartirlas, recomendarlas, vivirlas (a menudo sólo en la imaginación, pero también de otra forma). ¿Viste Ozark? ¡Cómo que no la viste todavía! ¿Nunca, nunca leíste Cien años de soledad? ¿Y Juego de tronos? Comprate este libro, mirate esta peli, leete este cuento, no te pierdas esta poesía, te va a encantar… 

Dejemos por ahora películas y series, y vayamos a los libros. La costumbre de leer y de hablar sobre libros y escritores no es nueva. Pero hacerlo en las redes (Youtube, Instagram, Facebook, Twitter, TikTok…) y llegar a muchos, a MUCHOS (300.000 y más suscriptores en algunos casos), eso sí es bastante nuevo. Se trata de un tipo de influencers, esto es, personas públicas (no necesariamente “famosas”) que ejercen una cierta influencia en temas determinados.

Algunos de estos influencers sólo reseñan y comentan libros. En general, lo hacen sin demasiada erudición sobre literatura, pero con una pasión y convicción que contagian. 

Los criterios que suelen usar al juzgar las historias, los títulos, a los personajes, a los escritores suelen ser el propio gusto y criterio personal como lectores más los comentarios que ellos mismos han leído antes. A veces los juicios suenan terminantes: “¡No leas nunca Moby Dick, es un pésimo libro!”; “¡La gente feliz lee y toma café, una novela perfecta!”. Así de exagerados, a veces así de poco fundados pueden ser sus juicios. Pero… ¿no lo hacemos nosotros también de esa forma bastante seguido? Si tenemos esto en cuenta, si no los tomamos como “la verdad” acerca de los libros, si aprendemos a escuchar esos puntos de vista sin enojo y sin fanatismo, si sus ganas nos entusiasman para seguir leyendo y gustar y pensar más aquello que leemos, entonces sí los podemos ver y disfrutar. Por supuesto, lleva algo de tiempo encontrar aquellos/as que a uno le agradan más y que sintonicen con los intereses propios.

La mayoría no se limita a reseñar y comentar libros: también realizan juegos, sorteos, videos sobre el momento en que ellos mismos nos muestran libros que compraron o que les regalaron, o las estanterías de sus bibliotecas, las diferentes ediciones de los libros, etc., etc. Vaya un botón de muestra: a una booktuber le preguntan (en vivo, vía chat, el juego se llama “¿Tengo libro en mi librero?”): ¿Tenés un libro con el título que empiece y termine con la misma letra? Y ella lo busca en su biblioteca, lo muestra, acota, se ríe.

Algunos organizan maratones de lectura. Un día completo leyendo Reino de ladrones, de Leigh Bandugo, o cualquier otro libro de cualquier otro autor. O hacen (pocos son los que pueden darse ese lujo) entrevistas a los autores de los libros. Por supuesto, en algunos de esos casos los posts son patrocinados por editoriales. Unos pocos (es decir: cientos) organizan clubes de lectura en los que los miembros se reúnen por lo general en forma mensual. 

A veces, algunos agrupan las reseñas y comentarios de libros (en video) con títulos como estos:
• 9 libros para superar el bloqueo del lector.
• 7 libros que me cambiaron la vida.
• Fantasía Top 10.
• 10 libros que no deberías leer nunca.
• 30 libros de mi biblioteca que salvaría.
• 20 libros que me llevaría a una isla.

Son miles en nuestro idioma, pero no te asustes. Porquéleerok, Hijadeposeidón, LibrosLibrosLibros, LaspalabrasdeFa, Valentina, MacarenaYanelli, Libros de azul, LocuraXLosLibros, Lauryta-books, Montse Milibros, TrotaLibros, Ábretelibros, cuentosperturbadores, Ojostiernos, ElenaG, Raquel Bookish, Iris de Asomo, Victorian Spirit, MaxiPizzicotti, Lady Reader, li_bros, ipoesía_pura y muchos más. En TikTok los videos son cortos (hasta de un minuto), por lo que el ingenio se enfoca en mostrar el contenido de manera rápida.

Por ejemplo: “10 libros en un minuto”, “¿Qué está leyendo esta personita ahora?”, o “Libros que saldrán en mayo” . Hay de todo. Con acento español, centroamericano, sudamericano, el que prefieras. Muy a menudo, nobleza obliga decirlo, simplemente hay que pasarlos por alto y seguir buscando algo mejor. Algunos, además, en Youtube ponen sus lecciones sobre temas de literatura, en las que se puede aprender algo nuevo o disfrutar acerca de lo que ya conocemos. 

Si te gusta estar al tanto de las novedades, de los llamados best-sellers, ahí están. Si te gustan reseñas, comentarios y recomendaciones sobre autores y libros más “clásicos”, ahí están. Te acerco tres Booktubers, de muestra, para que puedas verlo y oírlo por su cuenta. Son tres estilos diferentes, que a mí me agradan:

• Almendrada: es argentina, tiene algo así como cerca de 35.000 suscriptores. Está en YT, Twitter, FB, TikTok, IG. Tiene un aire desenfadado y copado que refresca el hablar sobre libros. Mirá alguno de sus videos y contame. 

• El Coleccionista de Mundos: Sebastián, español (creo que vive en Madrid). Anda ya por los 260.000 suscriptores. De él es la lista sobre los “Nueve libros para superar el bloqueo del lector”. Tiene un canal de YT con lecciones sobre Literatura Clásica.

• Cumbres clásicas: María, española. Su caso es especialmente significativo. Siempre le gustó leer, pero de animarse a ser Youtuber… nada. Gracias a ver y seguir a otros, se fue animando y se decidió hace unos años a empezar por su cuenta. Te recomiendo todos sus videos sobre libros clásicos, y de manera particular, el que hizo sobre el genial (y lamentablemente desconocido por muchos) Wilkie Collins. Y te recomiendo también su video sobre Misery, de Stephen King, y finalmente el que trata acerca de cómo ella misma se decidió a ser Booktuber. Si lo ves y te gustan los libros, ¿no te animarías? Si isti et istae, cur non ego? es una buena pregunta latina que nos podríamos hacer. Ella lo dice así en el título del video: “¿Por qué soy booktuber? (Y tú también deberías)”.

Por supuesto, esto no es más que una de las tantas formas de compartir literatura en la red. Hay otras, como las comunidades o clubes de lectores, con aportes, discusiones, moderadores y toda una organización fantástica ad hoc, como por ejemplo la ya famosa Goodreads. O plataformas, como Wattpad, donde podés escribir tu libro y leer cualesquiera de los millones que ahí comparten otros. De eso hablaremos en otra ocasión.

¿Y POR CASA CÓMO ANDAMOS?

Romina Lalueza es de Cañuelas, aunque va y viene con Ciudad de Buenos Aires. Tiene 27 años, es Licenciada en Seguridad e Higiene en el Trabajo. Comenzó con el Instagram de @entrelibrosydiretes (más de 3.300 seguidores, 80 publicaciones) en julio del 2020. “Cuando empezó la cuarentena —dice— lo que más disfrutaba era leer”.

Algunas de sus lecturas preferidas: Una suerte pequeña, de Claudia Piñeiro, y Éramos unos niños, de Patti Smith. Del 2020, una de las mejores para Romina fue Salvar el fuego, de Guillermo Arriaga (ganador del premio Alfaguara 2020); y de este año, Los siete maridos, de Evelyn Hugo. 

Ama la lectura y, en cuanto a escribir, dice que en algún momento le gustaría inscribirse en un curso de escritura. ¿Cómo te las arreglás —le pregunto, de curioso nomás— para llevar adelante las publicaciones? “Las voy pensando —me dice— a medida que voy leyendo, al igual que las fotos de cada libro. Tengo un cuaderno donde apunto anotaciones e ideas de cada libro y un borrador en el celular”. En cuanto al nombre de la cuenta, Romina cuenta que surgió en una charla con una amiga, la que le insistió para que haga el IG. “Surgió la frase ‘entre dimes y diretes’. Hicimos un juego de palabras y salió Entre libros y diretes; como me gustó, quedó así”. 

Copio acá sus palabras, que reflejan el espíritu de la nota y pueden ser su cierre:
“Lo más lindo que surge de las lecturas es el intercambio. He recibido mensajes de gente que no conozco, que volvió a ir a la biblioteca de su ciudad para volver a leer. Compartir las experiencias de cada libro es enriquecedor. Cuando empecé lo hacía solo por compartir lo que leía; hoy lo hago porque disfruto hacerlo. Además de compartir lo que leemos, es charlar de lo que genera cada lectura, y sobre todo relacionarme con gente con quien tengo mucho en común y que, de no ser por Entre libros y diretes, no la hubiera conocido”. 

Fabián Rossini