Volver a sección

Malobueno estrena su disco

Malobueno estrenó su disco en un clima de fiesta: escenario luminoso, invitados y un público fiel que no dejó de alentar.

El escenario del Club Estudiantes -el mismo que en los años ´60 y ´70 vio pasar las mejores orquestas de jazz y de tango del momento- fue el lugar elegido por Malobueno para presentar su primer disco, Domando al domador. Y el público respondió masivamente, como lo hacía en aquellas glamorosas veladas.

A tono con la tapa del disco, el show de Malobueno comenzó con una estética circense. Un malabarista, repique de tambores, una invasión de humo y el hambre de la gente reclamando a los músicos.

"Este es el único circo que tiene un mono baterista, una almeja bajista, un cuervo bailarín (por el guitarrista Demonte, estudiante de abogacía), un malabarista de la guitarra y una bestia cantante" describió la locutora.

Entonces sonaron los acordes de "Dinosaurio viejo" con la compañía de Gustavo Ibáñez en armónica y los fans de la banda explotaron en el primer pogo de la noche.

Varios invitados acudieron al Estudiantes para acompañar un encuentro de familia y amigos.

Estuvieron Nacho Meijide, Leo Penna (ex compañero de Mulele en Amaltraer) Leandro Tellechea, Federico Martínez, el "Maca" Cardozo, Gabriel González (bajista de JPA) y Perico Burgos, el padre de Jonas e inspirador de toda una generación de músicos cañuelenses.

La presentación fue extraña para lo que se acostumbra en un show de rock, primero por la hora (comenzó a las 20.30) y además por algunos condimentos como Alejandra Franco bailando "Mar de amores muertos".

Luego de un intervalo en el que hubo distintos sorteos, Jonas Burgos entró desde la calle y caminando entre el público hizo la intro de "Pensar en nada" de León Gieco. Luego siguieron algunos covers de Pappo. El resto fue el material propio de Domando al domador más "El duro" y "El bicho que te picó", adelanto del nuevo disco que ya se encuentra en proceso de producción.