| POLICIALES

Una mujer teme por su vida y la de sus hijos

La justicia le dictó prisión domiciliaria a la pareja que la atacó hace cuatro meses en un descampado del barrio Belgrano.

María Sol Velázquez, luego de ser atacada. ARCHIVO.

El miércoles 6 de septiembre María Sol Velázquez junto a sus hijos pequeños arriaba vacas y terneros desde su casa, en el barrio Belgrano, hacia otro campo de la zona donde pretendía esconderlos. Desde la muerte de su marido, ocurrida unos meses antes, venía sufriendo continuas amenazas de familiares que pretendían apropiarse del ganado.

Según su denuncia, en el trayecto fue atacada a tiros por Ramón "El Chango" Pérez (hermano de su difundo esposo) y su esposa Cecilia Verde. Cuando Velázquez cayó del caballo la pasaron por encima con una camioneta –provocándole una fractura expuesta en una pierna- y la apedrearon en la cabeza, todo esto ante la mirada aterrada de sus hijos.

Esta semana Velázquez se comunicó con InfoCañuelas para denunciar que sus agresores fueron beneficiados con el régimen de la prisión domiciliaria y que los ataques y amenazas no concluyeron.

“En noviembre fui por última vez a La Plata para averiguar cómo estaba la causa. Me dijeron que Pérez y Verde estaban detenidos y que seguirían encarcelados hasta el juicio. Entonces me tranquilicé, me fui de la casa de un familiar donde estaba escondida y me instalé nuevamente en mi casa del barrio Belgrano. Hace dos semanas una persona me llamó para avisarme que les habían dado prisión domiciliaria. Y el miércoles de la semana pasada fui a la Iglesia, al volver me encontré con que habían entrado a mi casa. Revolvieron todo pero no se llevaron nada. Y a través de intermediarios estoy recibiendo amenazas de muerte” relató María Sol.

Su sospecha es que sus familiares buscan documentación. “Tal vez quieren el certificado de defunción de mi marido o los papeles de los animales. Ese es el interés de ellos, quitarme lo poco que me queda. Cuando todavía vivía mi marido teníamos más de 80 animales. Hoy me queda alrededor de 15. Seguramente con todos los animales que me fueron robando poco a poco pagaron la fianza de 800 mil pesos”.

Velázquez todavía tiene dificultades para movilizarse. No puede apoyar bien la pierna y está en tratamiento kinesiológico. Tampoco puede viajar con facilidad porque debe hacerlo con sus tres hijos (Cielo, de 7 años; Pedro, de 4; y Cataleia, de año y medio) ya que no tienen con quién quedarse.

“Tengo mucho miedo por mi seguridad  y la de mis hijos.  Como no tengo plata para un abogado y se me complica trasladarme, todo se me hace cuesta arriba. Esta semana voy a tratar de ir a Cañuelas para pedir ayuda en la fiscalía de la Dra. Pippo y en la Comisaría de la Mujer” concluyó María Sol.

 


Hace unos días violentaron la puerta de su casa.

 

INFOCAÑUELAS 

Comentarios de los lectores