| POLICIALES

Miguel Angel Assís se recupera en Bariloche

Soledad, la hermana del joven que se perdió durante un paseo por un cerro, contó los momentos dramáticos que vivió antes de ser encontrado por los rescatistas.

Miguel Angel Assis, el joven de Máximo Paz que permaneció 24 horas perdido en una ladera del cerro López y que fue encontrado inconsciente en las costas del lago Nahuel Huapi, se recupera favorablemente en el Hospital Zonal de Bariloche.

"Todavía sigue en terapia intensiva, en coma inducido y entubado, pero está evolucionando. Ya recuperó temperatura en el cuerpo, lo que es una buena señal" contó Soledad, hermana del joven cañuelense, en diálogo telefónico desde Ezeiza. Otros familiares de Miguel se encuentran en Bariloche, en permanente contacto con el equipo médico.

Miguel Angel Assís -de 27 años, empleado en el Centro Atómico de Ezeiza- y su amigo y vecino Dimas Ponce se encontraban de vacaciones en el sur. Luego de pasar unos días en San Luis, hicieron escala en Bariloche.

El viernes a la tarde salieron a caminar por un sendero de Bahía López que sale del hotel de Luz y Fuerza, donde estaban hospedados, y conduce a un mirador que permite contemplar el brazo Tristeza del lago Nahuel Huapi.

En un momento Ponce decidió regresar y Miguel continuó solo hasta que se perdió. Llamó a su amigo para pedir ayuda, pero Dimas no logró encontrarlo.

El sábado a la tarde, casi 24 horas después de que se reportara su desaparición, fue encontrado inconsciente en la orilla del lago, con el torso desnudo y con severos signos de hipotermia. Además, tenía importantes escoriaciones en el rostro, el abdomen y las piernas, seguramente por los impactos con las piedras.

"Los rescatistas le dijeron a mi papá que posiblemente se cayó de un risco al lago Nahuel Huapi y que nadó bastante. Tal vez se sacó la ropa para nadar mejor, por eso sus prendas aparecieron a dos kilómetros de donde estaba tirado. Lo encontraron de casualidad con ayuda de los perros, porque estaba tapado con un tronco. Sospechamos que se metió debajo para no tener tanto frío", relató Soledad.

"Mi hermano tiene una miopía importante, no podía ver nada ni saber dónde estaba. Tal vez se le rompieron los anteojos o se le perdieron, aunque dentro de sus ropas le encontraron un vidrio suelto del anteojo. Se ve que con ese vidrio solo logró guiarse un poco".

Soledad agradeció especialmente la excelente atención médica que está recibiendo su hermano y el trabajo impecable que desplegaron los rescatistas junto con Gendarmería.

"No tengo palabras para agradecer lo que hicieron. En todo momento estaban en comunicación con mi familia. Además de trabajar por tierra, no pararon de buscar la señal del celular para ver si lograban determinar las coordenadas. Tenemos que estar orgullosos de tener gente preparada para estas situaciones. Quizá fue un accidente evitable, porque mi hermano no tendría que haberse quedado solo, pero estas cosas pasan y lo importante es que pudieron encontrarlo. Cuando a la noche no logaban ubicarlo tuvimos mucho miedo de que no fuera a aparecer", concluyó Soledad.

INFOCAÑUELAS

Comentarios de los lectores