Viernes 21 de noviembre de 2014 | Cañuelas, Argentina
| INFORMACION GENERAL

Asumió el nuevo obispo de Laferrere, Gabriel Barba

Tomó posesión del cargo durante una ceremonia presidida por los obispos Suárez, Colombo y Casaretto. El prelado tiene 50 años y lleva 25 como sacerdote.

Juan Horacio Suárez y Gabriel Barba El obispo Juan y su sucesor, Gabriel Barba. Foto gentileza Obispado de Laferrere.

Durante una ceremonia que se desarrolló en el miniestadio cubierto de González Catán, el sábado 1 de marzo el joven prelado Gabriel Barba fue consagrado como nuevo obispo de la Diócesis de Gregorio de Laferrere, a la que pertenece Cañuelas. 

Barba asumió como segundo obispo diocesano tras la renuncia de monseñor Juan Horacio Suárez, quien dejó el cargo por haber cumplido los 75 años, como indica la normativa eclesiástica. 

Monseñor Suárez presidió la ceremonia concelebrada con sus pares Marcelo Colombo (obispo de La Rioja) y Jorge Alcides Casaretto, emérito de San Isidro.

En el inicio de la misa, acompañada por numerosos párrocos y auxiliares de la región, se dio lectura al nombramiento de Barba firmado por el Papa Francisco. 

Barba tiene 50 años y lleva 25 como sacerdote. El papa Francisco lo nombró obispo de Gregorio de Laferrere el 19 de diciembre de 2013. Con esta designación deja la diócesis de Merlo-Moreno, donde sirvió como canciller y vicario general, y párroco de Cristo del Perdón, de La Reja. 

La diócesis de Gregorio de Laferrere fue creada el 25 de noviembre de 2000 por el beato papa Juan Pablo II. Comprende el partido de Cañuelas y dos tercios de La Matanza, con una superficie de 1.393 kilómetros cuadrados y una población cercana a los 900.000 habitantes, de los cuales se estima que un 90 por ciento son católicos.

LA DESPEDIDA DE SUÁREZ

El sábado 22 de febrero la Diócesis de Gregorio de Laferrere despidió a monseñor Juan Horacio Suárez, quien abandonó el gobierno pastoral por razones de edad. Había iniciado su vida pastoral en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Cañuelas, en la década del ´60. 

La celebración se realizó en el marco de una solemne misa en el instituto San Mauricio, de González Catán.

“Quiero agradecer la tarea de todos –expresó-, principalmente de los sacerdotes, férreos colaboradores del obispo, con quienes hemos puesto en marcha la vida diocesana. Mi alegría es dejar todas las parroquias con su párroco y varias de ellas con un vicario colaborador. También que haya nueve seminaristas, y las instituciones diocesanas están trabajando con empeño en un tiempo difícil, donde el secularismo va minando todos los ambientes” dijo Suárez en declaraciones reproducidas por la Agencia AICA. 

“Ustedes saben que a todos he dedicado tiempo, a todos les agradezco de corazón, y utilizando una frase constante del papa Francisco, les digo: «Oren por mí». Yo les aseguro que rezaré por ustedes”, concluyó. 

INFOCAÑUELAS

Compartir:
Compartir:
Herramientas:
Votá la nota:
Puntaje: 0
Más notas en esta sección:

Comentarios de los lectores

Los comentarios publicados en este espacio son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Enviar un comentario implica la plena aceptación del Reglamento de InfoCañuelas.